El marketing de guerrilla o cuando una buena idea es el mejor presupuesto para comprar impactos


 

Las crisis agudizan el ingenio, por lo menos en los casos de quiénes se empeñan en hacerlo y en no tirar la toalla. En Comunicación lo hemos visto, gracias también a plataformas como Internet, las redes datos o los nuevos dispositivos para navegar. Muchas campañas se ahorran la inversión de la compra de medios y la contratación de sus espacios confiándolo todo a una buena idea. Si la idea es buena se contagiará, la gente querrá enseñar esa historia a sus amigos y familiares.

El Marketing de guerrilla o el marketing viral son un ejemplo de cuándo se decide invertir en una gran idea para que sea ella la que se busque los espacios y los impactos en los consumidores o clientes. Hay grandes ejemplos. Con uno de nuestros clientes, la asociación de Centros Públicos de Formación Profesional de Álava, hemos hecho la prueba y funcionó. Una campaña de matriculación diferente y divertida… ¿Quieres ver una de esas ideas que compra impactos?

Escribir un comentario